imagen Dolor

Dolor, Querido Amigo

No sé porqué en mis escritos, casi siempre comienzo con una pregunta…. será que mi obsesión por el avance, el crecimiento, la connotación por lo divino, entre otras, me hacen seguir preguntando cosas…?

¿O será posible que todavía sigo sin saber nada!? habré, tal vez, sido en alguna otra vida, algún personaje que detrás de su sonrisa escondía algo que va más allá de lo urbano y transgresor? jajjaa me río…lo imagino y me río…Uyy tengo que ir al baño…ahora que lo pienso…amo ir al baño!

Amo ese momento único en donde las ideas se me aparecen con una claridad poco normal, desde el vamos..estar ahí sentada me significa abandonar lo que no sirve para dar paso a la liberación, abrir un camino donde  simultáneamente comienzan a fluir los pensamientos, mientras el cuerpo actúa de manera permisiva para con ese fluir… es uno de los momentos más placenteros que siento, donde la inspiración se me pone a flor de piel y es el lugar en donde se me han ocurrido las mejores ideas…pero de esto voy a hablar otro día…en fin…voy al baño y vuelvo.

Hoy quiero hablar sobre Dolor, mi querido amigo DOLOR…y para hablar de él, lo haré a través de una fábula (se podría decir por ponerle un título) que hice hace mucho tiempo, cuando las circunstancias de la  vida me llevaron a transitar con él una parte del camino…

¿Qué pasa cuando en la vida de uno aparece el amor¿?…uno generalmente lo recibe con los brazos abiertos no? (bua…la mayoría)…uno le abre la puerta y lo invita a pasar, esperanzado, ansioso, alegre, hasta eufórico en algunos casos…en el común de la gente.. siempre es recibido con una sonrisa y una linda cosquillita en la panza….ahora bien…qué pasa cuando aparece el dolor?…

Recuerdo aquel día en que  vino a visitarme, yo me asusté mucho, comencé a llorar, él me saludo extendiéndome la mano, con los ojos chispeantes y sonreía, yo solo supe mirarlo con desprecio y maldecir al universo por maltratarme de tal manera, ¡¡¡que había hecho yo para merecer eso!!!.

Cuando el dolor vio mi reacción ante su presencia, (que nunca dejó de ser amigable), su rostro mostró una mezcla de ira y decepción, pues ¿qué había hecho él para merecer eso? solo me había extendido su mano, solo me había saludado y yo lo mande a freír churros al puerto! De más está decir que no fue sino un reflejo de miedo ante lo mal conocido…

Inmediatamente el dolor se quejó de mi actitud, medio triste, medio enojado solo me pregunto:

Dolor:¿»porque al amor lo aceptas y a mi no?»

Romi:¡porque vos me haces mal! no quiero que vengas! solo andate de acá!!!!,

Furioso el dolor por mi rechazo, me sentencio:

Dolor: ahh sii??!!! no me aceptas, no me quieres??? mira como te duelo!!!

Y comenzó a crecer cada vez más… se quedaba a mi lado todos los días haciéndome recordar mi rechazo y cuanto más lo negaba, más crecía, y cuanto más le echaba, menos se iba…

Un día cansada de tanto pelear en su contra, decidí hablar con el

Romi: ¿porque te ensañas conmigo, que te hice yo? nunca te pedí que vinieras, yo no te busque!

Dolor: al fin…a buena hora te atreviste a hablar….escúchame…cómo puedes esperar que no me enoje si me echas de tu vida sin darte la posibilidad de conocerme, ¡a mi también me duele tu rechazo!, ¡yo también necesito ser querido!, estoy cansado de que la gente no me de la oportunidad de mostrar lo que sé hacer, o lo que soy capaz de dar,  y mi capacidad no se limita a hacer sufrir, de hecho yo no hago sufrir a la gente!, el sufrimiento surge cuando no me aceptan, porque con eso me dan de comer, por lo tanto no es mi culpa que la gente me alimente  y que yo crezca a través de ese rechazo!

Yo no podía entender lo que él me decía… ¿cómo puede una persona aceptar el dolor, querer al dolor, amigarse con el dolor? No me entraba en la cabeza…sin embargo la contradicción entre ese sentir mío hacia él y su manera tan dulce de hablarme, de pedirme una oportunidad, me confundía… el dolor me estaba pidiendo que le diera una oportunidad!!!??? Era demasiado para mi…

Dolor: Si me dieras la posibilidad de enseñarte lo que soy, permitirte avanzar en mi interior, te darías cuenta que lejos estoy de lo que te han enseñado… solo soy un simple servidor que ha venido aunque no lo llames, a una hora que no existe en el reloj, porque algo tengo para mostrarte y es muy necesario que veas, no se trata de que quieras o no que yo venga, es mi tarea, yo vengo cuando es el momento justo en el que tienes que escucharme, y cuanto mas tardes en aceptar mi presencia, más lágrimas caerán en tus mejillas y más aletargarás el aprendizaje.

Romi: Vos me haces doler… me estás pidiendo que te deje actuar y eso me va a causar más sufrimiento

Dolor:  Puedo asegurarte que lo que va a seguir causándote sufrimiento es la resistencia que pones por el miedo que te mueve. Déjame entrar y entra en  mí, dame la mano y caminemos…

Sus palabras sonaron  en mis oídos como las melodías de Micucci, orgánicas, encantadoras, tenía en su voz esa dulzura  que me llamaba al encuentro, había algo que me incitaba a tomarlo de la mano, a pesar del miedo, me pregunte que perdía? Si hasta ese momento yo seguía sufriendo; en el peor de los casos, nada cambiaría porque yo ya conocía lo que estaba viviendo…

Lo miré fijamente y decidí tomar su mano,  mis ojos no podían contener la incertidumbre de lo que me esperaba, mis brazos temblaban por una inseguridad rara y contradictoria, todo mi cuerpo se entrego al fluir como si el aire se hiciera uno conmigo y un todo en el momento, me sentí aire, sentí la liviandad de mi alma asomarse a través de sus poros y me entregué cual ser que se cae abatido y con su ultimo suspiro solo puede decir:

Romi: Ayudame!

 


Inicio

2 pensamientos en “Dolor, Querido Amigo”

  1. Pingback: Sentir Culpa Por Hacer Lo Que Siento | Libros De Autoayuda Online

  2. Pingback: Los Siete Ayudantes: Esencias y Remedios Florales de Bach | Hamsa Studio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *